El tiempo - Tutiempo.net
sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

Entrevistas | 14 ene 2023

TUS RADIOS

“Todo lo que aprenden en la vela les ayuda para todo en la vida”

Motivado en un comienzo por recuperar en familia una pasión de juventud, Luis Alvarez emprendió un camino como instructor de Clase Optimist que ya lleva 13 años, ahora en una nueva etapa en el Club Vito Dumas. Un trabajo ad honorem que le permitió codearse con los mejores entrenadores del país y que ahora continúa su hijo.


“Todo lo que aprenden en la vela, en el Optimist, les ayuda para todo en la vida, para un montón de cosas en la vida”, sentenció Luis Alvarez, instructor que ya lleva 13 años impulsando este deporte en nuestra ciudad, ahora comenzando en una nueva etapa en el Club Vito Dumas. El río y el mar que Necochea y Quequén ostentan son el escenario para una actividad que te permite encontrarte con la naturaleza como muy pocas lo hacen. Y el desafío se redobla cuando en esa relación, uno esta solo frente a los elementos. Así como muchas veces nos pasa en la vida cotidiana...  “Es un deporte donde los chicos van solos arriba del Optimist, aunque siempre estén acompañados por un entrenador (en la flota). Van con viento del Este, fuerte…y permite que un nene de 12 o 13 años esté navegando en el mar, toman decisiones propias, desde muy chico. Les digo que si quieren lograr metas, como entrar a un campeonato o lograr que les vaya bien, tienen que entrenar, que es en base a sacrificio, a horas, a horas en el agua. De estar entrenando tres o cuatro horas. Y muchas de estas cosas se las traslado a la vida cotidiana. Si vos querés tener un 10 en matemática, tenés que estudiar cinco o seis días, antes del examen, hacer los ejercicios. Si no entrenas, si no estudias, no vas a tener una buena nota. Y ellos van así entendiendo el porqué de las cosas”, remarcó Luis sobre sus sensaciones al frente de los chicos.


La Clase Optimist, es la clase escuela de vela ligera reconocida por la Federación Internacional de Vela, para chicos desde los 6 a los 15 años de edad. Nuestro país es una de las potencias sudamericanas y mundiales en la clase Optimist, que a su vez cuenta con una amplia flota en los principales clubes náutico del país.

La familia 
La familia, como en muchos de los casos de aquellos que practican este deporte, es el punto de partida y también lo fue para Luis en su infancia. “Mi padrastro estuvo siempre relacionado a la vela, fue instructor, profe de Optimist cuando yo tenía 10 o 11 años. Era la iniciación, a partir de ahí seguías si tenías ganas corriendo los campeonatos internos. En ese momento Necochea tenía una flota de 20 o 25 Optimist, todos relacionados a familiares, el hermano, el primero de… pero era una flota muy linda con el Náutico y Vito Dumas y ayudaba que antes estaba el Liceo Naval. A partir de ahí estaban los Pampero, con una flota de 10 o 15 barcos, era una linda rivalidad, que al día de hoy muchos se acuerdan”. 
Para la mayoría de los que hoy navegan o quieren comenzar a navegar desde chicos, es el camino lógico para aprender. Así lo fue para Luis, aunque luego los vientos de la vida después lo llevaron por otros ámbitos. Su expectativa de ser ingeniero agrónomo quedó trunca cuando decidió dejar de estudiar tras haber estado dos años y medio en La Plata, en la Facultad de Ingeniería. “Por motivos de la vida me volví, dejando ahí colgado eso que en cierta manera me gustaba…Hice la fácil y con el tiempo me di cuenta que fue una gran equivocación. Es de lo que hoy, a esta edad…debe ser de lo único que me arrepiento. Más allá de que no me arrepiento de lo que me ha pasado porque el camino me fue llevando por otras cosas que pasaron”. 
Y ese camino lo llevó a reencontrarse con la vela, especialmente compartirlo con su hijo mayor. “El impulso por volver (a la vela) fue Lucas, yo quería enseñarle a navegar a Lucas. Mi viejo había fallecido hacía poquito…mi viejo me regaló la carpeta con la cual enseñaba Optimist… fue un conjunto de cosas. También fue hacerlo en el Club Náutico, donde yo había pasado momentos muy lindos también. Quién me convoca entonces para eso es Pichino Larraburu, íntimo amigo de mi viejo, que lo veo a él y lo veo a mi viejo, es un conjunto de cosas las que me llevaron. Me dijeron ‘hay un grupito de chicos’ y estaban a la deriva, ¿querés arrancar? Y desde ese día agarré y no lo largué más durante sábados y domingos, campeonatos, o en el verano dos o tres veces a la semana. Descubrí una parte mía, que si la hubiese descubierto a la edad de Lucas, a los 20, quizás hubiese sido mi carrera el día de hoy. Porque encontré algo que me apasiona muchísimo. Encontré una veta docente, si se quiere, de poder enseñar y trasmitirles a los chicos lo que es la vela, lo que es la pasión por la náutica en general. Lo descubrí tarde porque hoy tengo 50 años, ya no podés generarte una profesión al respecto”. 

"No necesito que me paguen un sueldo para poder hacerlo o disponer de mis sábados y domingos para hacerlo. Lo hago porque realmente me gusta".


Desarrollo
Una realidad insoslayable es que hoy los deportes náuticos no ocupan los primeros puestos en una ciudad rodeada de espejos de agua como la nuestra. Uno de los inconvenientes es que aquí no es un deporte profesional. En ese sentido, Luis, que hoy se gana la vida en una empresa de instalaciones eléctricas, reconoció que “el lugar es ideal y los clubes son hermosos, pero no está desarrollada la vela, tendríamos que tener muchos chicos navegando. Y es por falta de escuela, de docencia. Acá lo hacemos ad honorem, ninguno vivimos de esto. Creo que pasa por ahí. Uno deja muchísimas cosas de lado para estar, pero lo mío es ad honorem. No necesito que me paguen un sueldo para poder hacerlo o disponer de mis sábados y domingos para hacerlo. Lo hago porque realmente me gusta. Tuve un rédito cuando fui entrenador de la Selección Argentina y estoy siempre agradecido de la Asociación Argentina. Pero quizás si yo lo hubiese tomado de una manera más profesional, pensar que quiero vivir 100 por 100 de esto, hoy tendríamos una escuela de 50 o 60 chicos navegando. Depende de cómo se lo tome cada uno”. 

"Invertimos en deporte, en la satisfacción de los chicos, en un bienestar, en la persona. Porque le estamos enseñando valores…"


“Cuando hablas lo que gana un entrenador de Optimist en los clubes de Buenos Aires tranquilamente podrías vivir de eso. Pero son escuelas grandes. Acá falta gente para poder enseñar, en este momento estamos mi hijo y yo”, expresó sobre las clases que se brindan en el Club Vito Dumas. Donde se necesita mayor inversión es para poder contar con embarcaciones disponibles para los que quieran aprender. “Se limita el cupo por eso, por material, no tenemos barcos, no tenemos velas…”
Si bien para el principiante la escuela ofrece los elementos básicos para poder aprender, a medida que se va a avanzando, la práctica también obliga a una inversión en materiales con costos altos. En ese sentido reconoció que “el barco está cotizado a valor dólar, que no podés conseguir a un dólar oficial, por lo que tenés que salir a conseguir el blue, con lo cual se encarece. La ropa no es barata pero la podés usar un par de años, cuesta al principio armarte de las cosas. Si comenzás a competir, en un nivel como tenía Lucas, tenías que comprar dos velas por año y son 650 dólares cada vela”. Sin embargo, reflexionó que siempre el deporte genera una inversión. “Una vez leí de porqué un padre invierte tanto en eso…invertimos en deporte, en la satisfacción de los chicos, en un bienestar, en la persona. Porque le estamos enseñando valores…”.
Lucas Alvarez Millet, a lo largo de su campaña como principiante y timonel de Clase Optimist, logró excelentes resultados en campeonatos nacionales representando al Club Náutico Necochea y al Club Náutico Mar del Plata. Los éxitos le posibilitaron integrar el seleccionado nacional en torneos internacionales, consagrándose campeón sudamericano por equipos en Paraguay en 2017, además de competir en el Campeonato Europeo de clase Optimist de vela en Crotone, en Italia en 2016 y en el Campeonato Norteamericano de clase Optimist que tuvo lugar en el puerto de Pembroke Parish, en la isla de Bermuda, en 2013.
Estos éxitos son aún hoy un motivo de orgullo para Luis, como padre y como entrenador. Con modestia, apuntó que durante el paso de su hijo por el seleccionado nacional “Lucas tuvo muchos entrenadores que le enseñaron un montón de cosas distintas a las que yo le podía enseñar”. En otro éxito nacional muy importante alcanzado por la escuela que comanda Luis Alvarez, en su momento en el Club Náutico, Ingrid Stankievich ganó en Optimist Principiantes en la Semana Internacional del Yachting en la ciudad de Mar del Plata, en 2021.


Estos resultados, y además el numeroso grupo que aprendió a navegar en estos años disfrutando del mar, son el fruto de un gran esfuerzo para luchar contra las limitaciones que aparecen e imponer esta pasión en lo que uno hace. Ahora, padre e hijo juntos dando clases. “Estoy orgulloso de verlo cómo trasmite, como les enseña a los chicos. Tranquilamente yo puedo dejar de enseñar que sé que van a estar en buenas manos”. Incluso Luis está incentivando a Lucas para que emprenda o pruebe ese camino como entrenador profesional que él no tomó: “Tiene 20 años, a veces tiene ganas de salir y no estar levantándose a la 10 de la mañana un sábado para dar clases, pero me está dando una mano enorme, lo hace con una pasión… estamos viendo la posibilidad de este año se pueda ir 2 o 3 meses afuera … que me gustaría que lo pruebe. Él tiene una parte de docencia muy buena hacia los chicos”, apunto sobre la oferta de entrenar en Estados Unidos, donde los entrenadores argentinos son muy requeridos.  
Igualmente, Luis entiende que no se desinteresará nunca por la náutica y lo mismo ese deseo de seguir trasmitiendo su pasión. Luego de haberle enseñado a Galo, otro de sus hijos, apuntó que lo mismo ocurre con su hermana: “Tengo Optimist para rato con Isabella y con la escuela en Vito, para tomarlo de otra manera. Tratar de tener una continuidad en las escuelas y que sigan estando los chicos en el agua, aunque hoy Necochea no tiene una estructura tan buena como para poder enseñar”.
 
Escuchá la entrevista completa:

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias