El tiempo - Tutiempo.net
miércoles 12 de junio de 2024 - Edición Nº2015

Actualidad | 24 may 2024

Historias curiosas y gastronómicas de la Revolución de Mayo: "las cintas celestes y blancas no existieron"

En la mañana de K2, el reconocido historiador Daniel Balmaceda nos contó detalles de cómo se vivían estos días de mayo en 1810, entre anécdotas que reconoció nos hacen “descartar la imagen de las láminas” que veíamos cuando íbamos a la escuela


Una plaza colmada de paraguas, pastelitos y empanadas calientes que quemaban los dientes, escarapelas y el primer gobierno patrio. Una oda a la Revolución de Mayo de 1810 que tenemos idealizada entre los posters de Billiken y lo que nos contaron en la escuela, pero a medida que crecemos claramente nos pintaron otra realidad. 
Con la excusa de un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, el reconocido historiador Daniel Balmaceda pasó por la mañana de K2 Radio donde contó detalles de cómo se vivían estos días en 1810, entre anécdotas, curiosidades históricas y hasta gastronómicas que reconoció nos hacen “descartar la imagen de las láminas”.

Evocando la semana de mayo, esta probado que si bien hacía frío y estaba lloviendo “se recuerda que la afluencia de público a la plaza por esto fue baja. Muy pocos tenían paraguas en aquel tiempo. Era común utilizar la sombrilla que usaban para protegerse del sol que era pequeña y no era de un material impermeable”.

Daniel Balmaceda es periodista por la Universidad Católica Argentina. Trabajó como editor de las revistas Noticias, El Gráfico y Newsweek, entre otras. Es miembro de número de la Academia Argentina de la Historia y del Instituto Histórico Municipal de San Isidro, y miembro titular y vitalicio de la Sociedad Argentina de Historiadores.

Durante la charla, en la cual contó su trabajo como historiados buscando en el Archivo Nacional, cartas y documentos de la época, compartió que, por ejemplo, cuando se renovaron las autoridades el 1 de enero de 1810 en el Cabildo, se hizo una celebración “con caviar y champagne importado”. Entre otras curiosidades gastronómicas, explicó que en ese entonces el almuerzo era la comida más fuerte y que por la noche no se cenaba, simplemente se asistía a las tertulias, con mate y chocolate. “El guisado, te todo tipo, era la comida más habitual, el pescado y las empanadas” apuntó sobre la dieta de los criollos pudientes. Y aclaró que las empanadas se hacían en las afueras de Buenos Aires y “eran llevadas a la plaza por las vendedoras con canastas en su cabeza, se comían en la mano y no al plato, y lógicamente no llegaban calientes”.  Y hasta deslizó una curiosidad: En el Cabildo abierto del 22, que duró casi 16 horas, se pidieron unos refrigerios por lo que “podríamos llamarlo el primer delivery de la patria”

Balmaceda también aportó detalles de aquellos días de discusiones políticas y deseo revolucionario en el Virreinato del Río de La Plata. “A partir del 25 de Mayo decidimos gobernarnos a nosotros mismo, pero había que transitar el camino del contexto. La Junta electa aún respondía a la soberanía de Fernando VII, se habló de revolución, pero siempre dependiendo de España. Ya el 9 de Julio de 1816 obtuvimos la soberanía de nuestro gobierno. Fuimos autónomos el 25 de Mayo y soberanos el 9 de Julio”, aclaró sobre las diferencia de las dos fechas patrias que no todos comprenden. 
También aclaró aquello de las escarapelas en mayo de 1810, explicando que “las cintas celestes y blancas no existieron hasta marzo de 1811, durante la Junta Grande, esa sí fue una plaza en ebullición”. 
 
Enterate de más detalles que esos años viendo la entrevista completa en el cana de YouTube de K2 Radio.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias