El tiempo - Tutiempo.net
sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

Actualidad | 24 ene 2023

TUS RADIOS

Los beneficios de salir a correr por la playa

Al veranear en las ciudades costeras, el runner suele elegir la arena y el mar para variar sus rutinas.


Durante las vacaciones de verano, muchos prefieren disfrutar de la playa como destino para descansar, aunque el correr nunca se deja de lado y tiene un espacio de privilegio en la agenda runner.

Eso sí, la actividad se puede tomar en esta parte del año como recreativa, saliendo a correr sin pensar en la distancia o los ritmos de carrera, o como parte de la pretemporada, siguiendo la rutina que nos brinda el entrenador.

Con este panorama, el salir a correr por la playa puede ser una alternativa muy beneficiosa, ya sea para potenciar nuestras habilidades, como para variar el lugar y despejar la mente. Asimismo, también hay que tener diferentes reparos para evitar lesiones o sufrir una sobre carga muscular.

Además, será importante elegir un buen horario para salir a correr, siendo aconsejable optar por la primera hora o cuando baja el sol, por la tarde, para evitar los picos de temperatura, posibles golpes de calor o insolaciones.

Un destino diferente

Al momento de entrenar uno se encuentra tranquilo y disfrutando del momento. Con un paisaje nuevo o al menos, que no es rutinario, hace que el corredor se sienta distinto

A la hora de iniciar los entrenamientos, uno apunta a imitar los trabajos que realiza en su lugar habitual, ya sea sobre asfalto o en un parque, pero lo ideal es realizar una preparación progresiva, de menor a mayor.

Correr en la arena demanda un mayor esfuerzo y exige mucho más a nuestros músculos, por lo que hay que hacer una adaptación a la superficie. Para empezar, se debe entrenar sobre arena firme, la que se encuentra más cerca del mar. Luego, se puede correr en la arena seca, que exige más resistencia y suele ser un terreno más irregular.

Al estar en la playa, también es cierto que muchos runners se verán en la tentación de correr descalzos, disfrutando de una sensación completamente diferente a la que estamos acostumbrados.

¿Qué beneficios se obtienen? Con sensaciones completamente diferentes, el impacto que produce el rebote y la amortiguación sin las zapatillas cambia por completo la pisada y estabilidad de cada uno.

El entrenamiento correcto en este sector de la playa tiene una virtud: fortalecerá tus tobillos para evitar o curar posibles esguinces.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias