El tiempo - Tutiempo.net
sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

Actualidad | 17 ene 2023

TUS RADIOS

Qué le pasa a nuestra mente ante las altas temperaturas

El fuerte calor que se registra en buena parte del país repercute en nuestro desempeño personal. Acá te contamos las principales consecuencias.


El cerebro no está exento de padecer consecuencias de las altas temperaturas como las que se están registrando este verano en la Ciudad de Buenos Aires y buena parte del país. Pero, ¿de qué se trata esta afección del calor sobre nuestro principal órgano?

Para empezar, las altas temperaturas confunden al hipotálamo, y se produce una hiperexcitación del cerebro, por lo que nos cuesta más conciliar el sueño, el que es tan importante para realizar "funciones de mantenimiento" necesarias para su correcto funcionamiento.

El límite de los 40 grados

Se puede establecer un límite de temperatura cercano a los 40 grados, a partir de los cuales nuestro cerebro no funciona correctamente. Gracias a nuestro hipotálamo -la región del que regula la temperatura- somos capaces de mantener una temperatura constante de unos 37, pero cuando nuestro cuerpo alcanza temperaturas por encima de los 40, el hipotálamo deja de funcionar correctamente y no controla nuestro sistema natural de enfriamiento, la transpiración (el sudor). Es entonces cuando podemos sufrir un golpe de calor.

En esta situación, el sistema nervioso es especialmente vulnerable. Como el hipotálamo tiene que trabajar en exceso para mantener una temperatura corporal adecuada, deja en un segundo plano otras funciones vitales como la atención, que se ve ralentizada. Y algo similar pasa con el sistema de comunicación cerebral: los impulsos nerviosos tardan más en propagarse y por tanto nuestra capacidad de respuesta es mucho más lenta. La consecuencia es que estamos más cansados y apáticos.

Cerebro: qué le pasa a nuestra mente ante las altas temperaturas

Consecuencias en el cerebro

-Irritabilidad y confusión.

-Falta de sueño.

-Caída en la atención.

-Cansancio y apatía.

Ojo con las bebidas frías

Si llegados a este punto usted está pensando que una posible solución al calor sería tomar una bebida bien fría, debe advertirse que a nuestro cerebro no le gustan nada los cambios bruscos de temperatura. Es que al beberla, puede sufrir una cefalea por crioestímulo o, dicho de otra manera, una sensación fuerte de dolor de cabeza al tomar algo frío. Estamos confundiendo al sistema circulatorio, el cual a su vez vuelve loco al cerebro. Y este responde con un toque de atención en forma de dolor.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias